Reinheitsgebot, la ley de pureza alemana 500 años después

La Ley de Pureza Alemana recibe el nombre de Reinheitsgebot, que tiene su origen en rein (pura), heits (salud), reinheit (pureza) y gebot (mandamiento). Fue el duque Guillermo IV de Baviera, junto a su hermano Luis X, los que promulgaron esta ley un 23 de abril de 1516 durante una reunión de nobles en la ciudad bávara de Ingolstadt.

La Ley de Pureza Alemana recibe el nombre de Reinheitsgebot, que tiene su origen en rein (pura), heits (salud), reinheit (pureza) y gebot (mandamiento). Fue el duque Guillermo IV de Baviera, junto a su hermano Luis X, los que promulgaron esta ley un 23 de abril de 1516 durante una reunión de nobles en la ciudad bávara de Ingolstadt.

Esta ley establecía que los elementos básicos para la fabricación de cerveza son agua, lúpulo y cebada malteada y no podían utilizar ningún otro tipo de ingrediente ni aditivo ni una malta que no fuera de cebada. Cada año se conmemora el aniversario de la ley cuyo título empezaba con la frase “Cómo se debe despachar y preparar la cerveza en verano e invierno en el campo”

Por medio de la presente proclamamos y decretamos, por la autoridad que nos confiere la Provincia, que de aquí en adelante, en el Ducado de Baviera, en el campo así como en las ciudades y mercados, se aplicarán las siguientes medidas a la venta de cerveza:

Desde Michaelmas hasta el día de San Jorge, el precio de una Mass o de un Kopf, no podrá exceder un penique muniqués, y de San Jorge a San Miguel, la Mass no podrá venderse por más de dos peniques y el Kopf por no más de tres Hellers.

Por otro lado, deseamos enfatizar que en el futuro, en todas las ciudades, mercados y zonas rurales, los únicos ingredientes utilizados para la elaboración de cerveza deben ser Cebada, Lúpulo y Agua. Aquel que a sabiendas ignorase esta orden, deberá ser castigado por las autoridades judiciales y sus barriles confiscados, sin excepción. Si acaso un mesonero en el campo, ciudad o mercados comprase dos o tres cubos de cerveza y lo revende a la gente común del campo, sólo se le permitirá cobrar un Heller más de lo establecido arriba, por una Mass o un Kopf.

Además, si hubiese una escasez y el precio de la cebada se incrementase (considerando también que las temporadas de cosecha difieren dependiendo de la geografía), el Ducado de Baviera, tendrá el derecho de ordenar reducciones en la producción para el beneficio de todos los interesados.

Pese a que históricamente se decía que el objetivo de esta ley era la salud de los consumidores, ya que anteriormente incluso se habían utilizado ingredientes tóxicos o alucinógenos como bilis de buey, endrinas o estramonio, la realidad es muy diferente ya que su verdadero propósito fue proteger un alimento básico como el pan y el trigo y controlar así la demanda de cereales que provocaba esta bebida, donde ambos hermanos tenían el monopolio de la cebada en aquella época.

Esta ley sigue vigente más de 500 años después y se mantiene como sello de calidad de la cerveza fabricada en Alemania, pese a haber sufrido diversas actualizaciones. Una de ellas llegó en 1993, cuando se estableció que la cerveza alemana de fermentación baja (como es la tipo Lager) tenía que prepararse exclusivamente con cebada, lúpulo, agua y levadura, mientras que las de fermentación alta (como las tipo Ale) podría contener otro tipo de ingredientes como la caña de azúcar y otros cereales como el trigo.

Anteriormente, la levadura no estaba incluida como estándar del proceso, ya que no fue hasta 1860 cuando Louis Pasteur descubrió que ésta era la culpable de la fermentación e incluso se creía que esta transformación tenía un componente mágico.

Más allá de la cebada, una de las cervezas más populares en Munich es la cerveza de trigo, también conocida como “weizen” o “weissbier”. Fue el duque de Wittelsbach en 1520 quien concedió el permiso a la familia Degenberg para producir cervezas de trigo, permiso que pasaría al resto de cerveceros bávaros tras la muerte de Maximilian I, último duque de Degenberg.

Otra creencia sobre esta ley es que es la primera relacionada con la cerveza y tampoco lo es, ya que se conocen precedentes en Augsburgo (1156), Nuremberg (1293), Weimar (1348), Múnich (1363) o en 1487, cuando el duque Alberto IV fomentó una limitación de ingredientes durante el proceso de fabricación.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s